Chernóbil: 31 años después

26 de mayo de 2017/por Andrea Alba

Una falla en el reactor número cuatro de una de las plantas nucleares más grandes del mundo, se convirtió en lo que hoy es considerado como el peor desastre nuclear de la historia.

La noche del 26 de mayo de 1986 en la central nuclear de Chernóbil dedicada a programas militares del ejército soviético, y situada a sólo 120 kilómetros de la capital de Ucrania – Kiev, durante un simulacro de la gama inercial de la unidad turbo-generadora del reactor número cuatro, una falla provocada por el sobrecalentamiento del combustible, causó la destrucción de la superficie del generadora.

Pero la historia no termina ahí, el accidente de Chernóbil siguió y sigue cobrando facturas a tal grado que el año pasado, en el 2016, se construyó una coraza de 29.000 toneladas métricas y más de noventa metros de altura, diseñadas para cubrir al reactor y que tuvo un costo de 2 billones de dólares a la que llamaron “Shelter» y cuyo objetivo es prevenir cualquier filtración de radiación.

Y es que en 1986, la explosión del reactor no nada más cobró la vida de 25 000 personas, sino que más de 70 000 personas sufrieron enfermedades relacionadas al accidente sobre todo de dimensiones psicológicas y sociales desembocadas en un gran número de suicidios, además de una gran cantidad de abortos, puesto que los médicos recomendaron a las mujeres embarazadas de la zona que abortasen a sus hijos al no saber los efectos en el feto al estar expuesto a tales niveles de radiación.

Este accidente nuclear Liberó 100 veces más radiación que las bombas de Hiroshima y Nagasaki, por lo que no es de sorprenderse que haya sido catalogado como un accidente nuclear grado siete y que es el grado mayor registrable posible para un accidente nuclear. Se dice que Durante la fusión del núcleo, 3 voluntarios a costa de sus vidas, decidieron sumergirse en un depósito lleno de agua radioactiva para abrir una tubería y de esta manera evitar una explosión 10 veces más potente.

Los devastadores efectos del accidente, en una nube cargada de radiación se expandieron por toda Europa y parte de Asia provocando niveles leves de radiación. Actualmente 5 millones de personas viven en áreas contaminadas que cada año son visitadas por 18000 turistas de todo el mundo.

Deja un comentario

Redes Sociales

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: