La leyenda de la presa de San José

En el año de 1863, muy cerca de la presa de menor capacidad “la constancia,” se inició la construcción de la presa de San José.
Cuenta la leyenda que la presa fue construida por personas con creencias esotéricas y espiritualistas, quienes preocupados por la durabilidad de la construcción, ordenaron que se colocaran cadáveres de personas en los cimientos para evitar que se derrumbara. Algunos dicen que se le pago a gente de escasos recursos por los cadáveres de sus hijos, mientras que otras historias señalan que los niños estaban vivos.
Cualquier tipo de cadáver se usaba en los cimientos de la presa para que esta resistiera y en caso de no lograrlo, los espíritus de los niños darían aviso de inminente colapso. Se dice que solo una vez los niños han llorado: la noche del 14 de septiembre de 1933, un día antes de que la presa la constancia se reventara.

Deja un comentario

Redes Sociales

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: