Se cumplen diez años de lo que se ha vuelto una tradición en San Luis Potosí