Wirikuta: El lugar de la creación

 

Deberíamos llamarlos wixárika en singular o wixaritari en plurar aunque el vocablo en español es “huichol.” A la gran mayoría no les molesta, se les ha dicho así durante 400 años.

 

La etnia habita en la Sierra Madre Occidental, en los estados de Jalisco , Nayarit y un par de comunidades vive fuera de esta región: en Durango y Zacatecas. De todas las comunidades wixaritari son cinco sus pincipales centros ceremoniales: San Andrés Cohamiata, Santa Catarina Cuexcomatitlán, Tuxpan de Bolaños, San Sebastian Teponahuaxtlán y la Mesa del Nayar.

 

Wirikuta

Cada año, las peregrinaciones parten de sus respectivos centros ceremoniales hacia Wirikuta “el desierto del amanecer.” Este territorio sagrado abarca varios municipios del norte del estado de San Luis Potosí entre ellos Real de Catorce. En 1988, la Unesco lo incluyó en la Red Mundial de Sitios Naturales Sagrados y en 1944 fue declarado Área Natural Protegida.

 

La Lophophora williamsii es una cactácea parasitaria, única del desierto de Real de Catorce, en San Luis Potosí. Es el artífice que le permite a la etnia llegar a un estado de trance que puede durar horas o semanas, y obtener el conocimiento o nierika. Los huicholes no viven “empeyotados,” hay que evitar esa idea. Solo la consumen en una o dos ceremonias al año.

 

140 hectáreas abarca la Reserva de Wirikuta. 100 peyotes puede recolectar un jicarero o peyotero para sus rituales. Las jícaras representan a sus ancestros. Los jicareros buscan “el lugar del amanecer” y se convierten en personas- peyote a su regreso.

 

Desde el año pasado, en San Luis Potosí, legalmente está prohibido que en las ceremonias haya grupos mezclados (huicholes y turistas). Por parte de las comunidades está mal visto que sus miembros lleven a extranjeros con ellos e incluso se les puede castigar con cárcel.

 

Se debe entender que el híkuri (peyote) se encuentra en peligro de extinción. Es la última frontera de las plantas alucinógenas, demasiado fuerte por lo que poca gente la tolera. Tratar de consumirlo puede conducir a una experiencia desastrosa.

 

Con información e imágen de: El Universal

Deja un comentario

Redes Sociales

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: