La inundación de las minas de Real de Catorce

¿Alguna vez te has preguntado el por qué terminó la época de bonanza de Real de Catorce?

Hace ya varios años que Real de Catorce fue un pueblo acaudalado por su actividad minera a principios del siglo XIX.

Después del florecimiento como centro minero durante la época colonial y el porfiriato, esta actividad disminuyó hasta que la Compañía Restauradora de Minas de Catorce dejó de trabajar en 1998.

Hoy es un pueblo fantasma que dejó atrás todo el esplendor y esas mismas historias le han dado un aire de misterio que atrae a los visitantes, pero ¿cómo acabó toda su riqueza?

Aunque algunos aseguran que fue debido a la baja en el precio de la plata, existe otra versión que indica que fue después de varias inundaciones que sufrieron las minas.

Foto: México Desconocido

Cuenta la leyenda que en la época de mayor esplendor del ahora pueblo mágico, la gente empezó a perder la cabeza emborrachándose casi cada día de la semana.

Además se dice que las peleas no faltaban y que muchas terminaban en muertes y abusos.

El rumor de lo sucedido en Real de Catorce llegó hasta la Nueva España, quienes como respuesta enviaron a un misionero para que ayudara a regresar por el buen camino al pueblo.

Esteban era el nombre de ese misionero quien fue recibido con pedradas en más de una ocasión, por lo que al poco tiempo se dio por vencido y les dijo a los pobladores «el oro ha endurecido su corazón» al mismo tiempo maldijo las minas por las desgracias que habían provocado en el pueblo.

Al poco tiempo las minas de Real de Catorce se llenaron de agua sin una explicación lógica aparente. Después de eso y según se cuenta, el pueblo quedó devastado siendo abandonado por muchos hasta convertirse en un pueblo fantasma.

Deja un comentario