Chocolates La Frontera orgullo y delicia potosino

¿Sabías qué la deliciosa marca de chocolate La Frontera es orgullosamente potosina? Esta nació en el municipio de Cedral en 1890 gracias a la familia Azcona.

Estos junto con otras familias tenían un negocio de abarrotes y ropa para mineros que recordemos era la principal actividad económica del pueblo de la época.

La tienda llevaba el nombre de La Frontera, y poco tiempo después ahí montaron su primera línea para producir chocolates.

Después de 25 años en 1915, la marca chocolatera La Frontera fue vendida a empresarios potosinos de la capital, que decidieron trasladar la fabricación al Barrio de San Miguelito. 

La chocolatería ahora trata de dar un salto de calidad para competir por un mercado muy selecto.

Además de sus clásicas tablillas, chocolate de mesa y chocopeques, ahora apuestan por productos de gama alta con su marca Gran Final que ofrece chocolate finos.

La empresa ofrece visitas guiadas a instituciones educativas en sus instalaciones en Periférico Norte.

También ofrece degustación de sus productos en sus sucursales de Venustiano Carranza frente al jardín de Tequis y en 5 de Mayo muy cerca de la Plaza de Armas, donde puede saborearse una taza de chocolate frio o caliente, o bien en frapeé acompañada con churros.

En la fábrica de La Frontera, tienen un museo en el que exponen productos emblemáticos de la marca, desde tazas hasta los enseres que utilizaron al inicio de la producción.

Con información e imágenes de: La Orquesta

Deja un comentario