3 vinícolas potosinas que debes conocer

Aunque muchos no creían que SLP pudiera ser lugar para un buen vino, las medallas y reconocimientos hicieron que el territorio potosino surcar brecha entre los amantes del vino.

Curiosamente la historia vinícola del estado se remonta a tiempos coloniales hasta que las restricciones de la Corona detuvieron el desarrollo enológico.

Pero durante la última década algunas bodegas han forjado a paso firme la nueva historia vinícola de San Luis Potosí.

Y esque aunque muchos pensaran que el clima no es el ideal, pero hasta la falta de lluvia es buena pues no hay riesgo de desarrollo de hongos en la fruta.

Cava Quintanilla

Situada a 45 minutos de la capital, de camino a Matehuala, esta vinícola es una de las mejores.

“Actualmente tenemos 84 hectáreas productivas; tenemos plantaciones nuevas, que van a entrar en producción este año y nos van a hacer llegar a las 100 hectáreas, y estamos plantando un sector nuevo, para tener una superficie total de 120 hectáreas”Matías Utrero, su enólogo.

Matías Utrero, enólogo de Cava Quintanilla para luces del siglo

Cuentan con 14 variedades: tres blancas y 11 tintas y en el mercado encontrarás 3 líneas: Nicole, con un rosado semidulce y otro espumante; Laberinto y Reserve.

“En Laberinto tenemos vinos relativamente económicos pero muy bien hechos: hay dos blancos, un Sauvignon Blanc, y un Gewürztraminer seco y muy aromático; un rosado de Grenache con Syrah, estilo Provence, y dos tintos, un Malbec y un blend de Cabernet, Tempranillo y Merlot”

Matías Utrero, enólogo de Cava Quintanilla para luces del siglo

Al día de hoy la cava produce 450 mil botellas al año, pero la meta en el mediano plazo es alcanzar el millón.

“Tenemos un proyecto arquitectónico en desarrollo; va a contar con restaurante, una fachada más estética para la vinícola, un lago para pescar y un micro hotel”, adelanta.

Matías Utrero, enólogo de Cava Quintanilla para luces del siglo
Pozo de Luna

Ubicada a escasos kilómetros del aeropuerto, la cava comenzó hace poco más de una década.

Su primera vinificación inició en 2013 y en 2016 la marca se presentó oficialmente con tres etiquetas de vino tinto.

Hoy cuentan con 15 hectáreas productivas, distribuidas en tres parcelas.

Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon, Nebbiolo y hasta un poco de Pinot Noir y Cabernet Franc conforman su abanico de tintas. Sauvignon Blanc y Viogner son la apuesta en blancas.

“Pozo de Luna tiene una filosofía de bodega boutique: todo es pequeñas producciones”

Alfredo Oria, sommelier de la bodega.

El doctor en viticultura y enología Joaquín Madero es el enólogo de Pozo de Luna que, a pesar de su breve historia, acumula varios reconocimientos.

“El Sauvignon Blanc, desde su primera vinificación, ganó una medalla de oro y ha tenido resultados magníficos. Tenemos una producción de, más o menos, 150 cajas al año”

Alfredo Oria, sommelier de la bodega.
Piscis

Tres emprendedores compartían su signo zodiacal… de esa unión nace un vino recién lanzado al mercado.

Karla Correa, Israel Gonzaléz y Emiliano Pérez-Salas apostaron por terruño potosino para elaborar este Chardonnay joven y fresco.

Su intensión es ser utilizadoespecíficamente para maridarse con la cocina mexicana del mar.

“Este vino surge de viñedos de San Luis Potosí, con más de 12 años de antigüedad, en un suelo franco arenoso con algo de canto rodado, lo que da una buena permeabilidad, concentración y maduración.

El vino es afrutado, con alma de cítricos, aromas de durazno, bastante mineral. En la boca tiene buen balance y acidez.

¿Los probarías todos? Con información de: lucesdelsiglo.com/

Deja un comentario