Los 3 exorcistas potosinos

Seguramente has escuchado algún mito en torno a posesiones demoniacas, estas historias han sido expuestas al máximo por Hollywood y sus películas.

El protagonista de los film siempre son los exorcistas, un grupo limitada y exclusivo. Para el año 2000 había poco más de doscientos miembros.​

Un sacerdote debe tener el permiso de su obispo para unirse, además que para practicar un exorcismo necesita también permiso de su superior así como una serie de exámenes médicos y psicológicos para determinar que la enfermedad no tiene un origen natural.

Para determinar si alguien presenta síntomas de una posesión, es necesario tomar en cuenta varios factores:

«En caso que exista una posesión, debe haber una nota en la que el psicólogo o psiquiatra manifieste que desde el punto de vista orgánico, no existe un trastorno que avale un comportamiento extraño, y es a partir de ahí cuando se empieza hacer la valoración de los dictámenes que Roma envía y que son muy claros: la tradición y experiencia son largas para considerar quiénes tienen un caso de posesión», señaló.

Gilberto Amaya Martínez para Cuadratín

En resumen los exorcistas son poco comunes al rededor del mundo pero en SLP ahora existen 3.

SOBRE LOS EXORCISTAS POTOSINOS

En 2019 el médico y sacerdote Gilberto Amaya Martínez era el único padre de la Iglesia católica potosina con esta categoría.

Sin embargo el vocero de la Arquidiócesis potosina, Juan Jesús Priego Rivera, confirmó que en SLP hay tres sacerdotes capacitados que practican exorcismos y que en 2016 participaron en un Congreso de preparación para exorcistas.

«En una diócesis tiene que haber un exorcista nombrado por el obispo, aquí no se dice yo quiero ser exorcista ni por el carlismo, sino que es que el obispo quien te confiera el poder».

Juan Jesús Priego Rivera para plano informativo

Indicó que uno de los sacerdotes exorcistas es médico, por lo que puede identificar si en los casos que se presentan, refieren alguna patología o si realmente se trata de un exorcismo.

Explicó que los tres sacerdotes exorcistas llevan una preparación especial, y que la Iglesia avala ciertas acciones ante este tipo de situaciones.

«En ocasiones me tocaba celebrar el rito, pero no llevamos registro de personas ni la iglesia recomienda que exista el conocimiento público de estos casos», refirió.

Gilberto Amaya Martínez para Cuadratín

Con información de: Agencia Cuadratín y Plano Informativo

Deja un comentario