DOÑA MARÍA: EL MOLE POTOSINO LÍDER MUNDIAL

Hablar de mole es hablar de identidad, de raíces, de tradiciones. Y no, no sólo en Puebla o Oaxaca hay buenos moles, también en Veracruz, Zacatecas y en San Luis Potosí. 

Esta maravilla de la cocina mexicana existe desde la época prehispánica y se fue enriqueciendo con la llegada de los españoles a México.

El mole cambia en cada cocina, en cada metate y bajo cada comal pero hay uno que ha permanecido en la historia de nuestro país y tiene su origen en nuestro estado.

Por los 7 barrios de SLP en la década de los cincuenta el mole de María Pons se fue haciendo famoso y, con un grupo de mujeres vestidas como chinas poblanas.

Su delicioso mole fue un gran éxito, por lo que al poco tiempo construyeron una pequeña fábrica en una casona en el centro histórico de la ciudad creando la empresa Marpe, S.A.

La empresa siguió creciendo y para 1955, con el crecimiento, terminaron convirtiéndose en lo que hoy conocemos como Productos Doña María.

Una de las principales características de esta marca es el vaso de cristal donde se empaca el mole. Muchos hogares mexicanos guardan en sus alacenas estos vasos, usándolos como cualquier otro traste de la cocina.

No les tomó mucho tiempo para que estos productos se hicieran famosos en todo el país, al grado de que muchos empresarios quisieron comprar la marca.

Así en los 70s Doña María le vendió la marca a su sobrino Don Enrique Hernández Pons, dueño de Grupo Herdez.

La marca de Doña María no sólo se convierte en un líder nacional, sino que también cruza las fronteras para convertirse en el líder mundial en el Mole.

Al igual que otros grandes de la historia, Doña María trascendió en el tiempo y el espacio.

Doña María fallece el 5 de Mayo de 1974 en la ciudad de San Luis Potosí a la edad de 80 años. Un mes después, el 4 de Junio del mismo año, fallece su esposo don Peter Degetau Wegener, a la edad de 70 años.

Con información de: Informativo San Luis

Deja un comentario